Logo Normopic
10 consejos para viajar con salud 10 consejos para viajar con salud

home > consejos

¿Te preparas todo lo bien que deberías antes de irte de viaje?

Más allá de lograr que todo te quepa en la maleta, hay una serie de medidas sanitarias que debes tener en cuenta antes de ponerte en marcha, sobre todo si tu destino es algún país de clima tropical y/o en desarrollo.

En Normon queremos que disfrutes de tu viaje con salud. Por eso toma nota de estos consejos para que nada estropee tus vacaciones.

Antes de viajar es recomendable informarse sobre los posibles convenios bilaterales entre la asistencia sanitaria de tu país y al que viajas o resides. Del mismo modo, conviene contratar un seguro médico especial para aquellos destinos donde los riesgos para tu salud son elevados y la asistencia sanitaria es cara o de difícil acceso.

Acude a la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social que tengas más cerca para informarte sobre los acuerdos en prestaciones de asistencia sanitaria que España tiene establecidos con otros países.

viajar seguro

Se llama “Síndrome de la Clase Turista” a los casos de aparición de pequeños trombos sobre todo en los miembros inferiores del cuerpo, debido a la falta de movilidad durante un viaje en avión. La probabilidad de que se presente este síndrome en ausencia de factores que lo favorezcan es muy baja.

No obstante, si tu vuelo tiene una duración superior a las 5 horas y quieres evitar al máximo este síndrome, es recomendable que bebas mucha agua y que hagas ejercicios con las piernas cada dos o tres horas. Asimismo, procura llevar ropa cómoda y holgada, olvídate de las prendas ajustadas, para que la sangre circule mejor.

Clase turista

El jet lag es un término que se emplea para definir el cansancio provocado por los viajes intercontinentales en los que hay una gran variación de horarios y que afecta sobre todo al sueño. Para evitar esas alteraciones del sueño y no sentirte como un zombie, es recomendable que adaptes, en la medida de lo posible, tu horario al horario de destino. Si te cuesta mucho conseguirlo, los productos con melatonina, como Normovital Melatonina te pueden ayudar a adecuar tus ciclos de sueño.

jet-lag

La exposición a los rayos ultravioletas del sol puede causarte lesiones cutáneas. Protégete con crema solar con el factor de protección adecuado para tu piel. Además, no te olvides de llevar contigo gafas de sol para proteger tus ojos, asi como sombreros o gorras.

Otros factores ambientales de los que debes protegerte son el calor y la humedad. Ambos pueden causar cansancio y extenuación por la pérdida de agua y sales minerales a través del sudor y la respiración. Para evitar esas sensaciones es muy importante que te mantengas hidratado ingiriendo sueros de rehidratación oral o bebidas ricas en sales minerales.

Factores ambientales

Mete en la maleta ropa cómoda y fresca de fibras naturales como el lino y el algodón. También es importante usar un buen calzado: andar descalzo no es una buena idea ya que además de poder sufrir algún traumatismo o de hacerte alguna herida, dejas tu pie expuesto a los parásitos que pueden penetrar a través de tu piel cuando ésta entra en contacto con tierra contaminada.

Ropa adecuada

Nada mejor que un baño para aliviar el calor, ¿verdad? Si vas a bañarte en aguas dulces, como en ríos o lagos, debes tomar ciertas precauciones pues en muchas zonas del trópico albergan esquistosomas, parásitos que pueden penetrar en tu organismo a través de la piel.

Por ello, es recomendable que consultes si ése parásito está presente en los ríos/lagos que tengas pensado visitar. En aguas saladas además estamos expuestos a medusas, erizos de mar, corales… Para evitar cualquier tipo de percance, lo mejor es usar un calzado de goma para andar y nadar en aquellas zonas en las que puedas encontrarte con alguno de esos peligros.

Precaución

Tienes que tener cuidado con la alimentación y las bebidas que ingieres durante tu viaje, ya que si están contaminadas pueden provocarte problemas gástricos que no te permitirán disfrutar tu viaje con total plenitud. Para que ningún alimento estropee tus vacaciones procura evitar aquellos que se han mantenido a temperatura ambiente durante varias horas, como por ejemplo la comida de un buffet que no está cubierta o la comida que puedas encontrar en los puestos ambulantes. Asimismo, te conviene evitar los alimentos crudos, debes ingerir sólo alimentos que han sido cocinados totalmente y que todavía estén calientes. Si vas a comer fruta o verduras no te olvides de lavarlas, pero hazlo con agua embotellada para evitar problemas.

A través del agua pueden transmitirse enfermedades infecciosas, por lo que debes procurar beber un agua que ofrezca las garantías suficientes o agua embotellada que deberá ser abierta en tu presencia. También hay que tener cuidado con el hielo, ya que muchas veces mientras disfrutamos de una bebida fría se nos olvida de que es agua sólida. Como desconoces con qué agua ha sido fabricado ese hielo, debes procurar no beber líquidos en los que el hielo esté presente.

Bebidas

Los animales pueden transmitirnos un gran número de infecciones, como la rabia, a través de mordeduras, contacto con sus fluidos corporales contaminados o por el consumo de productos cárnicos o lácteos. Lo mejor para prevenir este tipo de infecciones es evitar el contacto cercano con cualquier tipo de animal, ya sea salvaje, cautivo o doméstico, en aquellos lugares donde es probable que esté presente la infección. En caso de agresión, debes lavar inmediatamente la herida con clorhexidina o povidona yodada y acude lo antes posible al centro sanitario más cercano.

Asimismo, es importante que lleves un calzado sólido y cerrado si vas a una zona en la que habitan serpientes. También es aconsejable que revises tu calzado antes de ponértelo, sobre todo por la mañana, ya que a las serpientes y escorpiones les gusta resguardarse dentro.

Animales

Los mosquitos que viven en zonas tropicales pueden transmitir enfermedades como la malaria o paludismo, la fiebre amarilla, el dengue, el virus Zika, el chikunguya... por lo que protegerse de ellos es de gran importancia. Algunas de estas enfermedades, como la fiebre amarilla, disponen de una vacuna. De hecho la vacuna de la fiebre amarilla es obligatoria para entrar en algunos países. Antes de viajar es importante que acudas a un Centro de Vacunación Internacional donde te informarán de las vacunas que necesites. En el caso de la malaria o paludismo, una enfermedad que puede resultar grave e incluso mortal, no existe ninguna vacuna eficaz por lo que la protección ante las picaduras de mosquita resulta fundamental. Consulta a las Autoridades Sanitarias ya que en algunas zonas es recomendable hacer prevención de la infección tomando antimálaricos. Para ello, en tu maleta no puede faltar un buen repelente cutáneo que contenga DEET, Icaridina, o IR3535: aplícalo sobre tu piel y sobre la ropa para una protección extra. Y hablando de ropa... intenta usar manga larga, ya que cuanta menos piel dejes expuesta a los mosquitos mucho mejor. Del mismo modo, debes evitar la ropa de colores oscuros y de fibras sintéticas ya que éstas atraen a los mosquitos. Si evitas los paseos entre la puesta de sol y el amanecer, también te estás protegiendo de los mosquitos ya que ésa es su franja horaria de mayor actividad. Otra buena medida de protección contra los mosquitos es el uso de mosquiteras: debes colocarla alrededor de la cama y fijarla bajo el colchón. Antes de dormir, comprueba que la mosquitera no está rota y asegúrate de que ningún mosquito se haya quedado dentro. Si a pesar de todas estas medidas, te pica un mosquito puedes usar un antihistamínico y productos con amoníaco tópico para aliviar el picor.

Protégete

Nunca sabes qué puede ocurrirte en un viaje por mucho que te lo imagines, por lo que meter un botiquín básico en tu maleta por lo que pueda pasar es siempre una buena idea. Ya lo dice el refrán, más vale prevenir que curar. Los básicos que no deben faltar en tu botiquín de viaje son:

  • Desinfectante: clorhexidina o povidona yodada, como Normosept o Normovidona
  • Protector solar
  • Repelente de mosquitos con DEET o IR3535, como Normopic
  • Forte, Roll-on e Infantil
  • Calmante de picaduras: antihistamínicos o amoníaco tópico con Malaleuca, Hammamelis y Mentol, como Normopic Calmante
  • Sueros o sales de rehidratación oral, como los Sueros Orales Normon de fresa y naranja
  • Antidiarreicos
  • Paracetamol o ibuprofeno
  • Antihistamínicos
  • Material de cura: gasas, tiritas, tijeras…
  • Si tomas alguna medicación de forma habitual, incluye en tu botiquín la cantidad necesaria para todo el viaje
  • Y recuerda que si no tienes previsto facturar tu equipaje, los envases deben ser inferiores a 100ml
Botiquin

Esperamos que estos consejos para viajar con salud te sean de ayuda

Utilice los biocidas de forma segura. Lea siempre la etiqueta y la información sobre el producto antes de usarlo.